Canon 800D Una buena forma de empezar a tomarte en serio la fotografía

08 de junio, 2017 - Material fotográfico - Comentar -

 

 

 

Os traigo un sencillo análisis de esta cámara, pensada para usuarios que quieren una buena alternativa a precio razonable

Estamos ante un modelo que se sitúa dentro de la gama de iniciación de Canon. En esta marca, es fácil identificar el perfil de usuario de cada modelo, ya que se sigue una pauta sencilla:

  • Los modelos cuyo nombre es una unidad, son profesionales (Canon EOS 1 Dx)
  • Las modelos cuyo nombre es decenas, están pensadas para gente avanzada (Canon EOS 77)
  • Los modelos cuyo nombre es centenas están enfocadas a usuarios medios (Canon 800D)
  • Los modelos cuyo nombre es millar, son las recomendadas para iniciación (Canon EOS 1300D)
 
 
 
 

 

Pero las diferencias entre una gama media u otra son mínimas pero importantes. Aparte de tener una pantalla en la zona superior, la gran diferencia es la construcción, el material del cuerpo. Internamente son prácticamente iguales y las más económicas dicen que realmente están capadas... Si por algo se distingue Canon es por la uniformidad de todos sus modelos y el claro afán continuista en esta gama. Son de los que piensan que si algo funciona no hay necesidad de cambiarlo.

No hay nada más cómodo que llevarte cualquier Canon de viaje y descubrir que la sabes manejar perfectamente, sin necesidad de leer el manual. Es algo que no pasa en otras marcas, como por ejemplo Olympus, donde hay que hacer un máster para aprovechar todo el potencial de cada modelo.

Y es que esta nueva Canon EOS 800D tiene un interior que recuerda punto por punto a su hermana mayor, la Canon EOS 77D. El futuro comprador solo tiene que elegir si quiere un cuerpo más resistente o no. Pero nada más. La misma cámara con distinto nombre

 


 
 

 

                               Canon EOS 800D

 

Canon EOS77D

                                     

Tamaño y peso

131,0 x 99,9 x 76,2 mm. 532 g

131,0 x 99,9 x 76,2 mm. 540 g

Sensor

CMOS APS-C 24,2 megapíxeles

CMOS APS-C 24,2 megapíxeles

Procesador

DIGIC 7

DIGIC 7

Rango sensibilidad ISO

100-25.600

100-25.600

Sistema AF

Dual Pixel CMOS AF con 45 puntos tipo cruz

Dual Pixel CMOS AF con 45 puntos tipo cruz

Visor óptico

Cobertura Aprox. 95 %

Cobertura Aprox. 95 %

Pantalla LCD

Táctil TFT Clear View II de 7,7 cm (3,0") con formato 3:2 y ángulo variable, aprox. 1.040.000 píxeles sRGB

Táctil TFT Clear View II de 7,7 cm (3,0") con formato 3:2 y ángulo variable, aprox. 1.040.000 píxeles sRGB

Velocidad obturación

30 - 1/4.000 s

30 - 1/4.000 s

Velocidad ráfaga continua

6 fps

6 fps

Capacidad batería

ión-litio recargable LP-E17. Duración aprox. 600

ión-litio recargable LP-E17. Duración aprox. 600

 

 

Uno de los puntos fuertes de esta cámara es el funcionamiento de la pantalla táctil de ángulo variable. Parece que estamos, por fin, manejando la pantalla de un buen smartphone. No hay errores de manipulación, se activa lo que tú quieres y responde inmediatamente. Y encima tiene un 100% de cobertura. Todo lo que sale en ella es lo que está viendo el objetivo.

En la calidad de imagen es donde Canon realmente demuestra lo que vale. Puede que no sea el mejor sensor del mercado, pero el sensor CMOS de Canon da una calidad realmente buena. De nuevo siguen la política de que si algo funciona no tiene sentido cambiarlo.

El sensor de 24,2 Mp de formato APS-c funciona a las mil maravillas. Después de hacer pruebas puedo decir que, en combinación con el procesador Digic 7, ofrece buenos resultados, tanto de ruido como de color, hasta los 6400 ISO. Y si por algún extraño motivo lo necesitamos, podemos disparar hasta los 12800 ISO sin demasiados problemas. Todo depende de cómo midamos la luz. 

Lo que no tiene mucho sentido, y es una queja que tengo siempre cuando hablo de los objetivos que ofrecen en kit, es la mala calidad del Canon EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM. La poca luminosidad, las aberraciones y sobre todo el viñeteado y la distorsión que presenta desvirtúan el buen hacer del interior de la cámara.

Entiendo que tienen que ofrecer un precio atractivo y competitivo, un objetivo zoom versátil y práctico para la mayoría de los usuarios, y que los programas de ordenador hacen milagros... ¿Pero por qué no ofrecen un buen 50 mm fijo (o equivalente) como los de antes? Así podrían bajar el precio y demostrar el verdadero potencial de sus equipos.

Es un objetivo con un rango focal muy amplio, pero la poca calidad que ofrece no merece la pena en absoluto. Para empezar es perfecto, desde luego, pero si el usuario prueba otro objetivo seguro que notará la diferencia.

Casi recomendaría, si tu intención es ampliar fotografías, comprar solamente el cuerpo y mirar alguno de los muchos objetivos excelentes que tiene la casa japonesa. La calidad subirá muchos enteros.

No ofrece lo último en tecnología (el vídeo es FullHD) pero el sensor es muy bueno y la ergonomía es perfecta. No es tan robusta como otros modelos, pero si tratamos con cuidado nuestro equipo tendremos una máquina para mucho tiempo. Y podemos conectarla a nuestro móvil vía WiFi o NFC. ¿Qué más podemos pedir? 
 
 
 
 
 
1000-Canon-EOS-800D-2_1487078250
Deja un comentario